Cómo armar tu valija de vacaciones según tu destino: criterios y propuestas

Dec 14, 2019

Límites de espacio y peso, dilemas entre prendas semejantes, y por sobre todo, olvidos evitables. Intentamos enfrentar el estrés haciendo listas y activando recordatorios, pero nada de ello es suficiente. ¿Por qué? La falta de anticipación y su consecuente factor de apuro a último momento, constituyen una sólida explicación.

image

Por otro lado, cualquier selección de vestuario, requiere una previa revisión de las tendencias más recientes. Identificar cuáles de ellas se adaptan a tu estilo y personalidad, es el segundo paso. Finalmente, es importante no incluir ningún artículo bajo el criterio "por las dudas": es el equivalente a espacio perdido en la valija. Frío o calor, playa o montaña, el principal rector es aplicable a todo destino: comodidad, versatilidad y planificación realista.

A continuación, detallamos algunos tips que pueden servirte para optimizar el equipaje y asegurarte un viaje sin percances fashionistas.


Playa

Calor, arena, agua salada... tu guardarropas debe adaptarse a estos tres elementos protagonistas del verano. De más está decir que el traje de baño será tu principal aliado, por lo cual se necesita evaluar con anterioridad lo relativo a modelos y colores. Tiro alto o tiro bajo, enterizo o de dos piezas, bikini o trikini, liso o estampado: no abordes sin antes clasificarlos en base a tus preferencias. La practicidad, por supuesto, como rasgo subyacente indiscutible.

En segundo lugar, uno de los accesorios más representativos del espíritu estival: el pareo. Su carácter multifunción constituye su intrínseca ventaja: ya sea de abrigo, de toalla, de falda o de vestido, se convertirá en tu inseparable fetiche, tanto de día como de noche. Sus estampas coloridas y diseños arabezcos iluminan cualquier conjunto y complementarán a la perfección tu bronceado.

Por otro lado, no hay look veraniego sin un atemporal sombrero de paja: no sólo proporcionan protección frente al sol, sino que dotan de finura y elegancia a cualquier outfit playero. Vestidos de lino, salidas de baño confeccionadas en red, maxicamisas de colores básicos, son algunas de las prendas cuyo atractivo se potencia mediante el agregado de este accesorio.

Otro de los puntos a tener en cuenta guarda relación con el calzado veraniego. En este caso, la variedad y cantidad deben ser desplazados como requerimientos, y consecuentemente reemplazados por el minimalismo y la uniformidad. Los zapatos ocupan más espacio que cualquier otro artículo, por lo cual resulta sumamente sustancial reducirlos al mínimo. Empacar un sólo par de sandalias para la playa, preferentemente de goma, y unas botas texanas de aire nocturno, es más que suficiente.


Finalmente, una paradoja inherente a las vacaciones en la playa: las temperaturas bajan durante la tarde/noche. Una campera nunca está de más, y puede salvarte de un apuro durante días ventosos y ocasiones de lluvia.

1119
314